Actualizaciones de Twitter

    follow me on Twitter

    viernes, 30 de mayo de 2008

    Artículo sobre "Lectura a Primera Vista" (Traducción del Original de Philip Johnston)

    Lectura a Primera Vista: La Línea de la Vida
    por Philip Johnston (www.PracticeSpot.com)
    Traducción : Natalia Cháneton - Gabriel Blasberg

    Si eres de irritarte con facilidad, deberías cerrar ahora tus ojos un instante, porque en apenas una oración voy a decirte algo que tal vez te duela.

    Pero es algo que debe ser dicho.

    Si el aprendizaje de nuevas obras te resulta difícil... es porque probablemente tu lectura no sea tan buena.

    Ahí está, ya lo dije.

    Piénsalo por un momento. Si cada nota te insume treinta segundos de trabajo, te llevará un LARGO TIEMPO atravesar una línea completa de música. Y probablemente tus nietos estén comenzando la escuela primaria al momento en que finalices la pieza entera.

    No sorprende, entonces, que a algunas personas no les guste practicar.

    Pero imagínate por un momento. Hay algunos estudiantes de música que pueden sentarse y tocar casi cualquier pieza sin necesidad de practicarla. Sólo con leerla.

    No estoy diciendo que -en su caso- la interpretación estará a tempo o que conmoverá hasta las lágrimas, pero mientras tú te esmeras en comprender si la nota de la segunda línea es un LA o un DO, ellos ya estarán comenzando a trabajar y pulir las partes de la pieza. Eso significa que pueden pasar casi el 100% de su práctica mejorando el sonido de la obra, mientras tú probablemente estés usando la mayor parte de la tuya sólo tratando de entender cómo es la pieza.

    Brevemente, entonces, practicar es mucho más divertido y gratificante para la gente que puede leer música con facilidad. Y para las personas que no pueden... bueno... es un trabajo agonizante, de la media hora más larga que tengas cada día.

    Entonces ¿qué puedes hacer?

    Aprender a leer a primera vista es lo suficientemente complicado como para que necesites la ayuda de un profesor. Pero hay algunas cosas simples que puedes hacer que harán una GRAN diferencia si quieres adelantarte un paso ya mismo.

    * Sugerencia Nº 1: Conoce las notas

    Lo primero es lo primero.

    Cualquier buen lector a primera vista te dirá que leer bien es mucho más que ser capaz de nombrar las notas.

    Pero -confía en mí- poder hacerlo ayuda, y mucho.

    Más específicamente, no poder nombrar las notas puede conducirte a un "callejón sin salida".

    Si aún no estás seguro de cuál es cada nota, entonces te sugiero que vayas a "enseñarte a ti mismo" a leer música. No, no vayas a pasear o a jugar, sólo ve a enseñarte a ti mismo: estarás orgulloso de haberlo hecho. Vuelve cuando hayas terminado y estés listo para las próximas Sugerencias.

    Si, por el contrario, sabes exactamente cómo trabajar con las notas, pero todo parece llevarte un largo tiempo, tal vez sea momento de entrenarte duramente sobre ellas durante un par de semanas.

    No creerás cuán rápido serás capaz de identificar correctamente las notas una vez hayas escrito y nombrado un par de... miles de ellas :-)

    Y como las "tablas" de multiplicar, no necesitarás practicarlas para siempre.

    Una vez que las sepas, siempre las sabrás.

    Es un regalo que te darás a ti mismo y que seguirás recibiendo en los años que siguen.

    Si escribir diez mil notas no es tu idea de pasar un buen momento, en algunos países e Internet hay excelentes libros para completar los nombres de las notas.

    Alternativamente, las "tarjetas" ("flashcards", con el nombre de la nota de un lado y la ubicación en el pentagrama del otro) también son útiles. Lo que sea que decidas, tómalo y hazlo y practícalo mucho. Sólo confía en mí en este punto: valdrá la pena.

    * Sugerencia Nº 2: Asegúrate de que tus escalas estén en "buena forma"

    De acuerdo, así que entrenarse sobre la lectura de notas puede ayudar a mejorar la lectura a primera vista. Por sí mismo, este consejo no te convertirá en un mago del "leo-todo-instantáneamente". Pero es un comienzo muy útil.

    ¿Por qué? Porque así estarás seguro de encontrar la nota correcta en tu instrumento una vez que la hayas leído en la partitura.

    Pero... hay un truco aún mejor. Imagina ser capaz de predecir qué notas te encontrarás en una obra antes de tocarla...

    Para ello, no necesitas tener "superpoderes-especiales-de-alien". Sólo necesitas darte cuenta de que la mayoría de la música está basada en patrones, y que si sabes en qué tonalidad se encuentra una pieza, puedes llegar a tener ciertas presunciones y seguridades acerca de cuáles notas se te aparecerán.

    No estarás siempre en lo correcto, pero sí la mayoría de las veces.

    Por ejemplo, si me encuentro en Mi Mayor, no estoy a la espera de encontrarme ningún Si bemol. Pero sí estaré esperando ver muchos Fa, Do, Sol y Re sostenidos a lo largo de esta pieza. Por contraste, una pieza en La menor consistiría mayormente en notas sin alteración. En Dob Mayor probablemente cada nota tendrá un bemol.

    ¿Y cómo sé yo esas cosas? No es porque soy particularmente listo. Es porque conozco las escalas.

    Verás... las escalas no son simplemente ejercicios para dedos (al margen de que sean muy buenos ejercicios para dedos) : son alimento para el cerebro. Cuantas más escalas domines, más tonalidades y armaduras conocerás automáticamente. Y cuantas más tonalidades y armaduras conozcas, mayor será la posibilidad de que la pieza que estás tocando ahora mismo esté en una tonalidad con la que estés familiarizado.

    Así es como funciona. La Mayor tiene, por ejemplo, tres sostenidos: Fa, Do y Sol. ¿Y sabes qué? Esas notas serán sostenidos el 90% en cualquier pieza que se encuentre en La Mayor. La escala está ahí sólo para recordarte -de antemano- qué notas de esa tonalidad necesitarás.

    Ahí lo tienes. La próxima vez que tengas un problema de lectura, no te dediques solamente a la lectura. Practica algunas escalas (¡suena como una solución inusual, pero ahora sabes por qué este secreto funciona!)

    * Sugerencia Nº 3: Para aprender a leer, tienes que leer

    Si te subes a un escenario a interpretar una pieza que no has practicado, ¿cómo sonará? ¿Y qué sucederá si tratas de conducir un auto y nunca has conducido uno? ¿o volar un avión?

    Cualquier cosa en la que quieras mejorar, necesita práctica. Así que, si la lectura es lo que quieres mejorar, ¡practica lectura!

    ¿Cuánto tiempo pasas practicando tu lectura? Todo depende de cuán bueno quieras ser en ella.

    Si sólo quieres mejorar un poquito, entonces sólo practica un poquito.

    Pero si quieres ser realmente bueno en ella, para que aprender piezas nuevas se convierta en algo permanentemente más rápido para ti, entonces tendrás que practicarla mucho.

    Para esto no necesitas comprar libros especiales de lectura musical (aunque pueden ayudar).

    Lo único que necesitas es encontrar música cuya dificultad sea como la de las que tocabas unos años atrás. En otras palabras, la música que utilices debería ser bastante más fácil que las piezas que estás tocando ahora.

    Trata de aprender una de estas piezas cada día -y con "aprender" me refiero a ser capaz de tocarla lo suficiententemente bien como para tocarla al frente de una multitud sin pasar vergüenza.

    Después de tres meses, habrás aprendido casi 100 piezas (!), y notarás una GRAN diferencia en tu lectura.

    Una sugerencia fácil para usar.

    Pero hay más...

    * Sugerencia Nº 4: Usa la partitura más a menudo

    Muchos de los estudiantes que son malos lectores son generalmente excelentes memorizadores, y pasan el menor tiempo posible leyendo efectivamente las notas. Tan pronto como sienten que saben cómo es la pieza, la practican sin la partitura.

    Aquí está el problema. ¡Simplemente no es posible trabajar en tu lectura cuando realmente no estás leyendo! Practicar sin la partitura será grandioso para trabajar y asegurar tu memoria, pero no hará nada por tu habilidad de aprender nuevas piezas.

    Si esto "te suena", entonces hay un pequeño cambio que deberías hacer en cómo practicas. La próxima vez que hayas finalizado de leer las notas de una pieza nueva, oblígate a seguir leyendo de la partitura al menos durante la mitad de tu práctica. Eso es. Incluso aunque no lo necesites.

    Todo esto ayuda a construir una conexión en tu mente, entre lo que sucede en la página, y lo que produces en el teclado (o el instrumento que sea). Es sólo que la dirección de la corriente está revertida.

    Esta es una gran sugerencia para utilizar si no sientes que tengas tiempo para dedicar parte de tu práctica específicamente a la lectura.

    Y hay una sugerencia más por venir. Pero es una que "da miedo".

    * Sugerencia Nº 5: "Desafíos de Pesadilla"


    Más temprano, te sugerí que una manera de mejorar tu lectura era comenzando con piezas sencillas, elevándote hacia el nivel que eventualmente quieras alcanzar.

    Hay otra manera. No es para todos los estudiantes, por otro lado.
    En lugar de encontrar piezas fáciles para leer, podrías también encontrar la más difícil y pesadillesca de las piezas que puedas poner en tus manos.

    Pasa unos minutos frente a ella, y fuérzate a leer una docena de compases cada día. L-e-n-t-a-m-e-n-t-e por favor.

    Hay muchos compositores con los cuales puedes intentar estos "Desafíos de Pesadilla" (tu maestro debe tener algo de música para prestarte), pero siempre Medtner, Rachmaninoff, Stravinsky y Prokofiev son buenos para intentar :-). Incluso si no tienes la esperanza de efectivamente poder tocar alguna de estas piezas más adelante, simplemente hundirte entre las notas será un ejercicio útil.

    Aparte de cualquier otra cosa, hará que las piezas que efectivamente tienes que aprender parezcan fáciles por comparación. Y esta es una buena sensación para experimentar.

    por Philipp Johnston (www.PracticeSpot.com)
    Traducción : Natalia Cháneton - Gabriel Blasberg

    Más artículos relacionados:

    http://www.musicaclasicaymusicos.com/articulos.html

    Publicar un comentario