Actualizaciones de Twitter

    follow me on Twitter

    sábado, 14 de agosto de 2010

    Nota sobre la Pianista Natalie Schwamova (10 años, República Checa) - Por Ramiro Albino

    Natalie Schwamova  
    Mozart la divierte pero prefiere a Chopin
     
    Tiene 10 años, nació en la República Checa y toca el piano hasta cuatro horas por día.
    Su debilidad por la música clásica.

     
    Por Ramiro Albino - Fuente: Diario Perfil: click aquí

    Prodigio. La niña sostiene que escucha y lee mucho sobre la vida de compositores clásicos.

    La temporada musical de Buenos Aires siempre tiene algo más para ofrecernos, sorprendiéndonos con las propuestas más diversas y atractivas. Como todos los sábados, hoy a las 18, habrá concierto en la Facultad de Derecho, aunque esta cita es especial porque la solista que tocará junto a la Orquesta Sinfónica Ciudad de Buenos Aires, dirigida por Enrique Roel, es una niña. Natálie Schwamová, de sólo 10 años, interpretará el Concierto para piano y orquesta Nº 20 de Mozart. En diálogo con PERFIL, la joven intérprete habló del piano, de sus actividades y gustos, y se animó incluso a fantasear en voz alta sobre su futuro profesional. 
    “Toqué en público muchas veces, pero nunca con una orquesta. He tocado con un cuarteto de pianos, y durante mucho tiempo lo he deseado. Parecía imposible, por lo que estoy muy contenta con que el maestro Roel me diera esta oportunidad. Mi profesora de piano me recomendó que mi primer concierto con orquesta fuera Bach o Mozart. Busqué en YouTube y el que más me gustó fue el número 20 de Mozart, y como la Orquesta de la Ciudad de Buenos Aires lo tenía en su repertorio todo fue perfecto. Me encanta Mozart, es divertido”, afirma la niña nacida en la República Checa. 
    En los últimos años (toca desde que tenía 5), se ha presentado en varias ciudades de Europa, y participó con gran éxito en concursos internacionales, obteniendo premios en Austria, Italia y la República Checa. Radicada, por ahora, en Buenos Aires, lleva la vida de cualquier chica de su edad: escuela, amigos, Internet y deportes, pero se organiza para que todo esto le deje lugar a su dedicación al piano. “Las horas de estudio dependen de cómo me sienta, y de las otras actividades que tenga, como estudiar idiomas, nadar, salir con amigos o chatear por Skype. Normalmente toco dos horas por día, al volver de la escuela. Primero hago la tarea, luego chequeo el mail, y después me siento al piano. Pero a veces sólo tengo tiempo de estudiar media hora y otras paso cuatro horas al día tocando, especialmente si hay un concurso o concierto. Lo importante es no parar, porque los dedos se vuelven pesados y entonces es difícil tocar”. 

    No mira televisión, y aclara que prefiere Internet, “porque puedo ver lo que quiero. Me gusta mucho ver cosas en YouTube, mi serie favorita es Los Simpson”. Conjuga también en sus gustos los estilos más contemporáneos, con sus intereses pianísticos. “Me gusta todo tipo de música, por ejemplo el pop. También varios cantantes checos, aunque mi música favorita es la clásica. Escucho y leo mucho sobre compositores. Mi abuelo me regaló dos libros y allí busco información sobre ellos y leo sobre sus vidas, mi compositor predilecto es Chopin”. 

    ¿Qué será de su futuro? El talento que hace a un niño ser un prodigio puede ser una gracia o una condena, dependiendo de su libertad. Felizmente, Natálie vive su don con pasión y frescura, aventurándose a pensar que quizá más adelante no se dedique a ser concertista: “Toco el piano porque me gusta. Cuando sea grande quiero estudiar otra cosa en la facultad, aún no sé qué. De todos modos no dejaré nunca el piano, porque lo amo”.

    Publicar un comentario