Actualizaciones de Twitter

    follow me on Twitter

    viernes, 25 de marzo de 2011

    Efemérides: Nace Béla Bartók

    25/03/2011

    Béla Viktor János Bartók, conocido como Béla Bartók (en húngaro: Bartók Béla), (Nagyszentmiklós, Imperio Austrohúngaro -actualmente Sânnicolau Mare, Rumanía-, 25 de marzo de 1881- Nueva York, 26 de septiembre de 1945) fue un músico húngaro que destacó como compositor, pianista e investigador de música folclórica de la Europa oriental.

    Béla Bartók en 1927. Fuente: wikimedia commons
    Béla Bartók en 1927. Fuente: Wikimedia Commons
    Béla Bartók nació en 1881 en Nagyszentmiklós, en el Banato austrohúngaro, una región situada en la confluencia de las culturas húngara, rumana y eslovaca, y foco tradicional de oposición al dominio de la Casa de Habsburgo y más tarde al régimen de Miklós Horthy. Su padre era director de una escuela agrícola y su madre, Paulina Voit, era maestra. Ésta empezó a enseñarle a tocar el piano cuando tenía 5 años. En 1888, después de la muerte de su padre (al que Béla admiraba mucho), su madre se llevó a la familia a vivir a Vinogradiv, ahora en Ucrania, donde daba clases de piano. Es en esa ciudad que Béla empezó a componer a la edad de 9 años.
    Con 11 años, Bartók dio su primer concierto: el allegro de la sonata Waldstein de Beethoven y una de sus primeras composiciones, El curso del Danubio. La familia se trasladó entonces a Presburgo (la actual Bratislava, capital de Eslovaquia), donde László Erkel le enseñó armonía y piano. Allí Béla conoció también al compositor y pianista Ernő Dohnányi.

    En 1935, la carrera de Bartók se había confirmado hasta el punto de que
    pudo dejar de dar clases de piano. En 1936 compuso una de sus obras emblemáticas por encargo de Paul Sacher, jefe de orquesta de la Orquesta de Cámara de Basilea: Música para cuerdas, percusión y celesta. La obra fue interpretada el 21 de enero de 1937, dirigida por Paul Sacher. Pero Hitler y la Segunda Guerra Mundial van a conmocionar su vida.

    Bartók no se comprometió nunca con ningún régimen fascista. Se opuso a Horthy, que integró a Hungría dentro de la esfera nazi. Cambió de editor cuando éste se afilió al nazismo, se negó a que sus obras fueran tocadas en conciertos nazis y pidió que participaran en la exposición sobre la música llamada "degenerada" en Düsseldorf.

    Después del inicio de la Segunda Guerra Mundial, y con la situación política empeorando, Bartók fue tentado cada vez más a dejar Hungría. Compuso entonces Contrastes, uno de sus últimos éxitos. Primero envió sus manuscritos fuera del país, y tras el fallecimiento de su madre, se mudó a los Estados Unidos con Ditta en agosto de 1940. Péter Bartók se les unió en 1942 y después se alistó en la Fuerza Naval Americana.

    Bartók estuvo profundamente afectado por el exilio. Nunca se sintió confortable en los Estados Unidos, y encontró muy difícil el escribir. Fue bien recibido en un principio. Rechazó un puesto de profesor de composición en la Curtis University pero
    aceptó ser investigado doctor honoris causa por la universidad de Columbia, lo que le permitió seguir transcribiendo y clasificando gracias a una beca de investigación. A pesar de ser renombrado como etno-musicólogo y pianista, no era bien conocido como compositor y había poco interés en su música. Tocaba en conciertos con Ditta, pero los conciertos fueron cada vez más escasos y la crítica era severa. La casa Baldwin recuperó uno de los dos pianos que le había prestado, por lo que ya no podía tocar a dúo con su mujer. Bartók era orgulloso e intransigente, y rechazó una vez más volver a dar clases aunque su situación económica fuera empeorando. Se manifestaron al mismo tiempo los primeros síntomas de una leucemia.

    A principios de 1943, dio su último concierto como intérprete. Su estado de salud seguía degradándose, pero poco a poco los músicos norteamericanos intentaron ayudarle económicamente.
    Bartók se negaba a recibir limosnas, sólo quería componer. Unos últimos encargos le hicieron entonces recobrar confianza: el Cuarteto para Cuerdas n° 6, junto con el Concierto para Orquesta que le comisionó Serge Koussevitzki, el trabajo más popular de Bartók, que alivió su situación financiera. Parece que esto renovó su interés en la composición y comenzó su Concierto para Piano n° 3 y su Concierto para Viola. Yehudi Menuhin le encargó la Sonata para violín solo.

    A la liberación de Hungría, el país le ofreció ser diputado, puesto que aceptó sabiendo que probablemente no podría asumirlo.
    En septiembre de 1945, Béla Bartók murió en Nueva York de leucemia, a la edad de 64 años. Dejó el Concierto para Viola inconcluso a su muerte, el cual fue completado por su alumno Tibor Serly.

    Fue enterrado en el Cementerio Ferncliff de Hartsdale, Nueva York, pero en julio de 1988, sus restos fueron transferidos a Budapest a petición de sus hijos, Béla y Peter, donde tuvo un funeral de Estado.

    Fuente: Wikipedia

    Publicar un comentario en la entrada